Le Guin se enfadó con Rowling por no reconocer la influencia de su libro en Harry Potter

Ursula K. Le Guin fue (y sigue siendo) una autora muy famosa y querida, con grandes éxitos en los géneros de ciencia ficción y fantasía. Una de sus obras de mayor repercusión, Un mago de Terramar, se ambienta en el archipiélago ficticio del título y se centra en un joven mago llamado Ged, quien demuestra grandes poderes siendo aún un niño y se une a la escuela de magia. ¿Te suena familiar?

En un ensayo titulado “Arte, Información, Robo y Confusión”, Le Guin explica que no creía “haber dado origen a la idea de una escuela para magos” (ya que T.H.White la había mencionado en su obra) pero que sí había sido la primera en desarrollarla. Y que años más tarde, Rowling “no plagió. Ella no copió nada” pero sí permitió que críticos ignorantes” alabaran “su maravillosa originalidad al inventar la idea de una escuela de magos, y algunos de ellos incluso parecían creer que ella había inventado la fantasía”.

El personaje de Le Guin’s, Ged, recibe una cicatriz que le duele cada vez que la sombra que se la provocó se acerca a él, de forma idéntica a la que Voldemort le marca a Harry Potter, por lo que podemos entender que el problema principal de Le Guin sea que los críticos encontraran original la premisa del primer libro de la saga de J. K. Rowling.

Sin comentarios

Añadir comentario